Árbol de Navidad: manual de supervivencia para sus suelos. Cómo evitar algo peor que el carbón.

Poner el árbol de Navidad no parece peligroso, pero tiene algunos riesgos que vamos a descubrir. ¿Qué puede pasar si…?


 Cómo proteger sus suelos evitando desastres provocados por un árbol de navidad?


1 — Sobrestima su propia fuerza

Un árbol de Navidad pesa entre 15 y 20 kg, por lo que se trata de un accesorio de peso tanto para usted como para sus suelos. No se haga el duro y pida ayuda a sus familiares o amigos. ¡Así evitará tener que arrastrar el árbol por la casa y rayar los suelos!

2 — Piensa que su árbol de Navidad es el General Sherman

Es cierto que, si trae un árbol grande, en casa van a quedar contentos. Pero usted no lo estará tanto al ver cómo queda el suelo si coloca el árbol en la maceta más pesada del mercado. No hace falta una maceta para el General Sherman (el árbol más grande del mundo); elija una adecuada y sus suelos soportarán la presión a la perfección.

3 — Cree que su maceta es una piscina

Para que el árbol de Navidad permanezca bonito y verde, necesitará regarlo con regularidad. ¿Es de ese tipo de personas que no saben cuándo parar? Pues entonces siga este consejo: imagine lo que pasará si el exceso de agua rebosa de la maceta y penetra en la capa de subsuelo. Seguro que ahora usará la regadera con moderación.

4 – Se fía demasiado de las mascotas

No hay nada que entusiasme más a los perros que un árbol, y seguro que ya sabe por dónde vamos. No sea demasiado confiado, ¡o le dejarán un regalo que ni usted ni sus suelos van a apreciar! 


 Pero, ¿qué es lo más importante en Navidad? Sin duda, ese buen ambiente que nos encanta a todos. Una vez aplicadas estas precauciones, convierta su árbol en el centro de la estancia y decórelo a su gusto y a juego con su interior y sus suelos. Y, sobre todo, ¡felices fiestas!