Tres consejos para elegir el color de suelo adecuado

Los arquitectos y decoradores de interiores estudian largo y tendido para dominar el arte de combinar los colores. Por tanto, no se sienta mal si, a la hora de elegir el color del suelo perfecto que combine con su interior, se ve aturdido ante las infinitas posibilidades. No obstante, Quick-Step está encantado de ofrecerle unos cuantos consejos básicos.



Consejo 1: tenga en cuenta las dimensiones de la habitación

El color del suelo tiene un gran impacto en la sensación de espacio que ofrece una habitación. Los tonos oscuros o cálidos, como el wengué, el nogal o el roble, tienden a hacer que las grandes estancias parezcan más pequeñas y acogedoras. Y al contrario, si no hay mucho espacio, los colores de suelo más claros y naturales como los beiges, el roble claro o el arce, le ayudarán a dar sensación de amplitud a una estancia.

Consejo 2: observe la luz

A lo largo del día, la luz de una habitación cambia. Si observa una misma muestra de color por la noche, bajo la luz artificial, obtendrá una impresión diferente que si lo hace por la tarde, con luz natural. Evidentemente, los colores claros aportarán más luminosidad a una habitación oscura. En cambio, en espacios luminosos, con grandes ventanales, un suelo de color oscuro e incluso negro, puede añadir un toque impresionante.


Consejo 3: preste atención al conjunto general

No elija el color de su suelo basándose en una habitación vacía. Asegúrese de que también combina con la sensación y el estilo general que quiere aportar a la estancia. Los colores naturales crean un lienzo neutro, que permite que los muebles sean los protagonistas. Por su parte, los tonos rojizos aportan una sensación de lujo y combinan bien con muebles robustos y de estilo colonial. En general, las tonalidades marrones son las más adecuadas para una decoración rústica.