¿Cómo crear un interior ecléctico?



La Real Academia Española define ecléctico como “procurar conciliar lo que parece mejor o más verosímil”, lo cual es muy acertado. Este estilo permite introducir perfectamente influencias o características de otras tendencias o combinar diferentes estilos; solo hay que procurar conciliar lo mejor.

A primera vista pensará que combinar diferentes estilos y elementos provocará cierto caos. Pero esto no es así, hay que evitar traspasar el límite del contraste y del desorden. Intente jugar con las diferentes combinaciones de forma sutil: así el conjunto será acogedor y sorprendente.

Carta blanca por lo que respecta al color

Quien dice ecléctico dice color. Es más, tiene carta blanca. Combine tonos cítricos llamativos con colores pastel suaves, mezcle todas las tonalidades de verde o quédese con un blanco y negro básico con algunos toques de color. Recuerde una cosa: este estilo requiere intensidad en todo. Aburrido no aparece en el diccionario ecléctico.

Todo es posible pero... el conjunto de colores debe cuadrar. Elija como máximo un puñado de colores y diseños fuertes para darle a la habitación fuerza más que suficiente pero sin que sea excesivo. Una mezcla de acabados - desde muy mate hasta muy brillante - le dará ese toque extra.



Textura con carácter

Textura es lo que aporta una intensidad típica a un interior ecléctico. Sobre todo el suelo, como punto base de la habitación, es muy importante. Un suelo que parezca auténtico es ideal. Si elige madera, elija un suelo con aspecto recuperado pero renovado. Bordes gastados, grietas, nudos, cortes y diferencias de color le dan un carácter único.

Este estilo también permite combinar materiales auténticos con materiales modernos y sobrios como el hormigón. La elección y la mezcla de materiales es, sin duda alguna, algo muy personal y, a la vez, esencial para obtener un interior que merezca ser llamado “ecléctico”.


Muebles atrevidos

Asimismo, la elección de sus muebles y accesorios puede ser ecléctico: sisal contra plexiglás, porcelana frente a metal, piel versus yute... Tenga en mente que el mayor contraste es el que mejor funciona. Desde luego es muy atrevido no quedarse con solo un estilo. El look moderno casi siempre es dominante, pero mezclando y combinando diferentes estilos acabará creando un bonito conjunto de cosas antiguas y modernas con influencias de diferentes rincones.

Esto se puede observar sobre todo en los muebles y los accesorios: muebles vintage, arte contemporáneo, elementos curiosos y piezas hereditarias, hallazgos y souvenirs de diferentes partes del mundo combinan sin problemas. Además de elementos brocante también los clásicos del diseño son indispensables.