Imperfección frente a perfección

Las imperfecciones vuelven a acogerse con los brazos abiertos: cada vez más interioristas buscan lo crudo, lo bruto, lo poco manipulado. Por ello, cobran gran importancia los procesos de producción y los materiales utilizados. También vuelven a tomar protagonismo los productos influidos por la naturaleza, como el hierro con un toque oxidado tras estar expuesto a la lluvia. Por ello, interesan los materiales con la marca del tiempo, como el cobre, el cuero o la madera envejecidos. En resumen: la imperfección está de moda. Sin embargo, esto no significa que la perfección esté anticuada. Simplemente es una orientación diferente, basada sobre todo en la sencillez, la sobriedad y los colores discretos.



Perfectas imperfecciones

Son precisamente las pequeñas imperfecciones las que transforman una vivienda en un hogar, en contraposición a los objetos nuevos y perfectos, que pueden dar a una casa un aire frío e impersonal. Tales imperfecciones al principio pueden incluso molestar, pero son las que dan carácter al interiorismo. En la fotografía de interiores, muchas veces se muestran un libro abierto, una manta algo torcida, unos zapatos en el suelo... para realzar la habitabilidad del espacio. Todos estos elementos aportan vida al hogar. Por todo ello, en un suelo de madera pueden sentar bien grietas y desigualdades. Estas disparidades naturales aportan calidez y un cierto desenfado al interiorismo, una proclama contra la vivienda «perfecta». Quick-Step ha creado una colección de parquets con modelos como el roble nougat aceitado o el roble gris rugoso aceitado. Estas referencias de la colección Imperio tienen una personalidad cruda y presentan grietas y nudos naturales. Con ello, las imperfecciones se realzan e irradian autenticidad.



Impecabilidad escandinava

No obstante, además de la tendencia de disfrutar de las imperfecciones también está presente la de la perfección en el interiorismo, sobre todo en forma de un enfoque «menos es más», con un minimalismo cálido. La perfección significa actualmente una cierta sobriedad que, sin embargo, dé sensación de atmósfera y elegancia. Por ello, vuelve el diseño escandinavo, representado en todo su esplendor en el modelo «planchas blancas» de la colección Impressive. Este suelo laminado ofrece un singular diseño discreto con la sensación y el aspecto del pino natural, pero sin el riesgo de las astillas. Combinando este suelo con blanco, gris y negro lograremos un auténtico interior nórdico. 

¿Quiere ver cuál de ellos es el que va mejor con su propio interiorismo? En el sitio web de Quick-Step, puede cargar su interior en el Asesor de suelos y probar cómo queda cada tipo de suelo.

Artículos relacionados
11/09/2015
14/04/2015