Minimalismo: la sencillez otorga

Bajo el lema «menos es más» reducimos nuestro interior a sus componentes básicos. Una abundancia de objetos crea un aspecto caótico. Con esta idea surgió el minimalismo como modelo de un estilo de vida purificado. Vivir con menos pertenencias y volver a la esencia, no solo en la vida sino también en casa.

Zen japonés

Sencillez es la palabra clave para describir los interiores japoneses. Este país es también el líder por lo que respecta al minimalismo. El estilo presta especial atención a la esencia y deja atrás todo lo superfluo. De esta manera los espacios respiran tranquilidad por lo que solo algunos elementos llaman la atención, los que se la merecen.


Puro y liviano

Minimalismo es, a su vez, sinónimo de un interior moderno. Este estilo respira una tranquilidad serena, pero sigue siendo excitante por el juego de diferentes contrastes. Luz, espacios amplios, colores neutrales y una mezcla de diferentes estilos triunfan en este look minimalista.


Gloriosa sencillez

La falta de colores de este estilo también es pura en su sencillez. Los colores son muy a menudo monocromos: tonos blancos, grises, antracita y negros forman el marco perfecto para un interior minimalista. Estos colores no solo decoran las paredes sino también el suelo.

Para evitar un aspecto clínico, suelos calurosos efecto madera o con algún detalle de madera harán que el conjunto sea muy acogedor. El resultado aportará más libertad, tranquilidad y espacio para la creatividad. ¡Así dará gusto llegar a casa!

Para más inspiración? Visita nuestro Pinterest

Artículos relacionados
20/06/2016
04/09/2015