¿El vinilo es malo para la salud?

De vez en cuando, la prensa plantea la cuestión de si el PVC (o vinilo) puede tener efectos nocivos para la salud. Quick-Step desmonta algunas de las leyendas urbanas más frecuentes y explica la verdad. Descubra el ABC del PVC.


Plastificantes alternativos

Para que los productos de vinilo sean flexibles, los fabricantes utilizan unas sustancias que se denominan «plastificantes». Estos plastificantes (como por ejemplo los ftalatos), de los cuales hay muy diversas formas y tipos, se han ido introduciendo a lo largo de varias décadas. Gracias a un minucioso análisis y evaluación antes y después de su comercialización, los plastificantes que se utilizan en la actualidad permiten obtener productos de vinilo que ofrecen a la vez calidad y seguridad. Además, algunos fabricantes —como Quick-Step— actualmente están en proceso de transición para crear en el futuro suelos de vinilo sin ftalatos.

¿Bebé a bordo? ¡La seguridad es lo primero!

Una de las leyendas urbanas más persistentes sobre el vinilo alude a su efecto en la salud de bebés y niños. Sin embargo, las sustancias utilizadas en los suelos de vinilo cumplen la totalidad de las normativas y requisitos sanitarios más estrictos. Por tanto, son perfectamente seguros para que los niños caminen, gateen y jueguen sobre ellos.


Componentes confinados

Es verdad que los plastificantes tienen tendencia a «migrar» y pueden propagarse en una habitación. Sin embargo, hoy día los fabricantes de vinilo se aseguran de reducir la cantidad de componentes orgánicos volátiles (COV), manteniéndolos confinados dentro de los suelos. De este modo, el interior de su hogar seguirá siendo un soplo de aire fresco en todo momento.