Cinco razones para optar por el laminado

La elección de un nuevo suelo no es fácil. La oferta actual es casi infinita, y cada tipo de suelo tiene sus ventajas y desventajas. Cada vez más personas eligen el laminado, que combina el aspecto auténtico de un suelo natural con muchas ventajas prácticas y un precio favorable.

Un suelo laminado consta de cuatro capas. La base del suelo es un tablero de HDF extremadamente robusto, estable y resistente a la humedad. La contraplaca situada bajo la base garantiza que el núcleo no se puede deformar o combar. En la parte superior del tablero de HDF está la “capa decorativa”: una fotografía de alta resolución de planchas de madera real o de baldosas, que se recrean hasta en el más mínimo detalle. La capa decorativa está cubierta con resina, y encima de la misma se incorpora un revestimiento transparente resistente a la abrasión, que protege el suelo de una forma óptima. Gracias a esta exclusiva estructura, el suelo laminado es imposible de distinguir de un suelo de madera real o de piedra natural, y además ofrece muchas ventajas prácticas.

1. Mantenimiento sencillo

La capa protectora hace que los suelos laminados sean muy fáciles de limpiar. La suciedad no penetra en la madera, y la limpieza regular con un paño de fibra seco o ligeramente húmedo será suficiente para mantener su suelo en perfecto estado durante décadas. Los suelos laminados no precisan de acuchillado, pulido o aceitado. Las rayas negras o las manchas resistentes se pueden eliminar fácilmente con Quick-Step clean.

Además, todos los suelos Quick-Step cuentan con una superficie antiestática. Por lo tanto, producen significativamente menos polvo que otros suelos y son los más indicados para las personas alérgicas.

Vea nuestros consejos de mantenimiento >

2. Fácil y rápido de instalar

En comparación con otros suelos, el laminado es particularmente fácil de instalar. Gracias al práctico sistema de clic, las planchas encajan como un rompecabezas. No será necesario utilizar pegamento, arena estabilizada o cemento para conseguir un suelo perfectamente liso y estable. 

Por supuesto, puede confiar en un profesional, pero con una habilidad mínima, usted mismo podrá colocar sin problemas un suelo completamente nuevo en un día. También podrá desmontar rápidamente un suelo laminado, e incluso cambiar alguna plancha. Si con el transcurso de los años y de forma excepcional hay alguna plancha muy dañada, sencillamente, podrá sustituirla por otra.

Vea nuestros consejos de instalación >

3. Un suelo excepcionalmente fuerte

Quick-Step ofrece una garantía mínima de 20 años para sus suelos laminados. Gracias a las placas de núcleo excepcionalmente fuertes y la cobertura contra arañazos patentada “Scratch Guard”, estos suelos son particularmente duraderos y resistentes al desgaste. Los suelos laminados son resistentes a los arañazos, a los juegos infantiles, a los tacones de aguja, al impacto de la caída de objetos pesados, e incluso a las quemaduras. Los suelos laminados modernos son tan duraderos que cada vez se colocan más en lugares públicos con una gran afluencia de gente, como tiendas y aeropuertos.

Tampoco hay que tener miedo a que se ensucien con agua u otros líquidos: simplemente, elimine la humedad tan pronto como sea posible para impedir que pueda penetrar en las planchas. ¿No se atreve a cambiar de sitio sus muebles por temor a la decoloración? No se preocupe: gracias a la capa protectora, Quick-Step mantiene año tras año su color original, a pesar de la exposición a la luz solar. 

4. Adecuado para cualquier habitación

Los suelos laminados son adecuados para cualquier habitación. Para cocinas y cuartos de baño, contamos también con pavimentos resistentes al agua con una protección adicional. La superficie antiestática y el sistema de clic sin fisuras evitan que se acumulen el polvo y la suciedad en las planchas o entre ellas, lo que a su vez lo hace ideal para los dormitorios infantiles. Puede incluso revestir una escalera con laminado. 

Con la capa base adecuada, el laminado se puede colocar sin ningún problema sobre un suelo con calefacción por hilo radiante. Y las macizas planchas de núcleo de los suelos laminados Quick-Step proporcionan un sonido sólido y agradable, por lo que son perfectas para apartamentos o casas de varios pisos. 

5. Un suelo natural

Gracias a su tecnología de vanguardia, un suelo laminado ya es imposible de distinguir de un suelo de madera auténtica. Hemos conseguido reproducir incluso el relieve, los nudos, las grietas y las fisuras de la madera auténtica. Podrá elegir el aspecto de prácticamente cualquier tipo de madera, en casi todos los colores y en diferentes formatos de planchas.

También podrá optar por un laminado con la apariencia de piedra natural o de hormigón. ¿La única diferencia con un suelo de piedra real? El tacto del laminado es mucho más cálido, y es un suelo mucho más fácil de colocar y de mantener.