¡Ponte manos a la obra con sobreciclaje!


¿Te gustaría que tu jardín o tu casa (o tu balcón) tuviera un look más original? ¿O tienes demasiadas cosas olvidadas que ya no utilizas? Entonces el sobreciclaje es la manera ideal de convertir materiales viejos e “inutilizables” en objetos que llamarán la atención en tu interior.

Cuando sobreciclas das una nueva vida a materiales viejos o usados. Te pones manos a la obra con las cosas que ya tienes en casa y las conviertes - de forma original y creativa- en algo mejor, más bonito y funcional. El sobreciclaje es más popular que nunca así que es el momento idóneo para enriquecer tu interior con unos objetos de colección.

Incluso los diseñadores lo hacen

Dado que vivimos en una sociedad de despilfarro, compramos muchísimas cosas, muchas veces sin necesidad - y las tiramos a la basura igual de rápido que las hemos comprado. ¡Pero también podemos cambiar! Y lo mismo pensaron muchos diseñadores y modistos.

Al principio se utilizaba con mucho cuidado el término sobreciclaje, pero hoy en día es el ‘new cool’ ponerse manos a la obra con material reciclado. En la pasarela vemos los vestidos y bolsos más bonitos, creados con restos de tejidos o ropa. Stella McCartney incluso va más allá: la diseñadora británica utiliza plástico recuperado del mar en una de sus nuevas colecciones. También marcas como H&M y Adidas están sobreciclando. Arquitectos y artistas han empezado a trabajar con madera de deriva, basura y objetos de segunda mano para crear diseños y obras de arte singulares. Las posibilidades son infinitas y los resultados son únicos y preciosos.


Sobreciclaje/reciclaje

Sobreciclaje no es lo mismo que reciclaje. Cuando reciclas, reutilizas materiales usados (o desechados). Así puedes fundir botellas de plástico o cristales rotos y hacer nuevas botellas o vasos. Es una buena manera para luchar contra el despilfarro, pero no es el proceso más barato ni el más ecológico. Y el material original también pierde valor. Sobreciclar es transformar materiales viejos en una variante nueva y útil de forma creativa y original. De esta manera los objetos tienen una segunda (y quizás mejor) vida. Piensa en los típicos palés de madera: con un poquito de limpieza y bricolaje puedes convertirlos en un sofá para tu jardín, en una mecedora o incluso en una mesa. ¡Una capa de pintura y en un abrir y cerrar de ojos tendrás un look completamente nuevo!




Un interior único

Hoy en día damos mayor importancia a lo auténtico, artesanal y nostálgico. Cada vez más optamos por materiales duraderos, muebles vintage, ropa y comida justa. Y también nos gusta ponernos manos a la obra: hacer cerámica, pintar la vajilla, llevar a cabo proyectos de bricolaje... ¡lo que sea! Para reducir el despilfarro ya no hace falta renunciar al estilo ni a la clase. Al contrario, poniéndote manos a la obra con materiales recuperados le das ese toque extra a tu hogar. Creas un interior único.


Ponte manos a la obra con tu suelo

¿Te sobran tablas de madera de tu suelo nuevo? No las tires a la basura, haz algo creativo con ellas. Un cuadro de fotos o una percha se hacen en un abrir y cerrar de ojos. ¿O qué te parece una tabla de cortar? ¿O una maceta para tus plantas del balcón? ¡Nunca fue tan fácil tener tu propio huerto en casa!




¿Te apasiona sobreciclar? ¡Puedes sobreciclar tu bici convirtiéndola en los accesorios más modernos para tu hogar! Con el neumático puedes hacer pendientes, con la luz delantera puedes hacer una lámpara, ¿o que te parece una cabeza manillar decorando tu pared? ¡Olvídate de los trofeos de caza y opta por un look robusto!



(Cuadro) CÓMO HACER: una cabeza manillar para tu pared

1. ¿Tienes una bici rota o vieja? Quítale el manillar y el asiento.
2. Coge unos puños que peguen con el asiento o utiliza los puños para hacer los cuernos.
3. Imprime la plantilla de Quick-Step (puedes descargarla a continuación) y dibújala encima de la tabla.
4. Corta con una sierra de mano la forma dibujada.
5. Coloca los puños como si fueran cuernos de un animal en el escudo y añade el asiento para un look completo.
6. Coloca los puños y el asiento con sujetacables de plástico.
7. ¡Ahora colócala en la pared y ya está!

¡Haz clic aquí para descargar la plantilla y crear tu propia cabeza manillar!


Es bueno saber: no importa lo que tengas pensado hacer con tu suelo antiguo, eso sí, quemar la madera tratada no es una buena idea. Y aquellos que procrastinen el bricolaje es mejor que guarden la madera en un lugar seco y elevado.