Cómo traer el estilo industrial a casa

¿Quién habría podido pensar que viejas fábricas abandonadas e imponentes almacenes se convertirían en fuente de inspiración de interiores contemporáneos? Cemento sin revestir, tuberías a la vista y paredes de ladrillo en bruto: ahora estos elementos no solo no se ocultan, sino que se busca precisamente acentuarlos. En estas líneas podrá encontrar unos prácticos consejos para dar a su casa un firme y crudo aire industrial sin perder un ápice de estilo ni encanto.

Un interiorismo industrial no tiene por qué dar una impresión fría; de hecho, con la decoración adecuada, permite crear un hogar de lo más acogedor. Elija muebles de líneas limpias (ya sean vintage o no), dando prioridad a materiales fuertes y robustos. Por supuesto, aquí triunfan la madera y el cemento, pero también el cuero o metales como el cobre o el aluminio. No obstante, tenga siempre presente que demasiada cantidad del mismo material en un mismo espacio raramente queda bien.

Gris y fuerte

Los tonos neutros y naturales van muy bien en este interiorismo; complementan a la perfección la robustez de los elementos usados. El blanco y el negro son siempre buenas opciones, pero como característica de esta tendencia tenemos sobre todo el gris suave, color que realza el aire acerado del estilo industrial. ¿Que el gris se le hace muy sobrio? En ese caso puede jugar con una pared contrastante en un color intenso, como un tono neón, o decantarse por tintes térreos, como el rojo oscuro. ¿Tiene en su vivienda una pared de ladrillo? Pues no la revista, ya que estas superficies auténticas aportan un ambiente cálido.

Más que cemento sin más

El cemento ha experimentado toda una revalorización en la arquitectura, pasando de ser un simple material de construcción a ser un acabado que gusta dejar a la vista. Por ello, puede aplicar al suelo una capa de cemento u optar por un suelo de imitación que reproduzca totalmente el mismo aspecto. Su sólida personalidad y su típico color gris garantizan un aire minimalista. ¿Que quiere ir un paso más allá? Pues también puede utilizarlo como recurso estético en paredes, en techos o incluso en encimeras de cocina o lavabos.

Madera cruda y bruta

Además del cemento, otro componente imprescindible de un interior industrial es la madera que muestre el paso del tiempo, tanto en el acabado general como en la elección de muebles, accesorios o revestido del suelo. En este último, las grietas y vetas marcadas aportan un interesante carácter robusto y despreocupado pero cálido. Los tablones con un “acabado de cemento” añaden un toque crudo al conocido veteado de la madera de pino.

¡New York, New York!

Para dar el toque final podemos usar accesorios como lámparas de cobre, baúles estilo cajón o un reloj retro tipo estación. Si queremos ir a por todas, podemos usar una pantalla de lámpara o una mesita de cemento para crear la atmósfera de un auténtico loft neoyorquino.

Artículos relacionados
04/09/2015
14/04/2015