¿Le gustaría aportar un toque escandinavo a su hogar?


La intemporalidad, funcionalidad, autenticidad y sutileza del estilo escandinavo ha ido ganando popularidad últimamente. En la actualidad, resulta imposible aislarse de las influencias procedentes de Dinamarca, Noruega, Finlandia y otros países escandinavos. La pureza de sus materiales, sus tonos apacibles y la funcionalidad de su diseño, características principales de este estilo, aportan a los interiores sencillos un estilo que puede parecer simple pero que, en realidad, desprende personalidad y autenticidad. ¿Quiere saber cómo puede introducir el estilo nórdico en su hogar? ¡Siga leyendo y descubrirá cómo hacerlo!

El secreto de la belleza escandinava reside en una combinación perfecta: por un lado, la sencillez de los materiales naturales y puros y, por otro, la versatilidad característica de sus usos multifuncionales, naturales e intemporales. Incorporar estas fantásticas características a sus espacios interiores es muy sencillo.

Céntrese en la madera

No hay duda de que la madera es imprescindible para los escandinavos. El tipo de suelo adecuado (como la madera de haya, pino o roble) es el primer paso para lograr el estilo perfecto para su casa. Hágase con muebles de madera clara, en concreto busque líneas y figuras elegantes, y le resultará aún más fácil crear ese inconfundible estilo escandinavo. Además de funcionar a la perfección como suelo, esta característica madera también puede usarse en las paredes o en los muebles.

Llene su casa de naturaleza

Escoja muebles que no tengan acabados o incluso que estén desgastados y presenten el aspecto más natural posible, ya que esto le aportará un toque realmente novedoso y natural a sus interiores. Además de la madera, la lana, el fieltro o incluso las pieles de animales también son elementos imprescindibles del estilo escandinavo. ¿A quién no le gusta la suavidad y la elegancia de estos tejidos? Con estos materiales, se garantiza que los largos y fríos inviernos resulten cálidos y acogedores. Además, representan los elementos más distintivos del estilo de vida sostenible escandinavo.


No se olvide del blanco (¡y del color!)

Aparte de utilizar materiales en tonos claros, a los escandinavos también les gustan los tintes sutiles y suaves con una base final blanca. Sin embargo, esto no implica que su interior vaya a quedar sin color. Las influencias coloridas de diseñadores como Marimekko y Josef Frank también han marcado tendencia en los interiores escandinavos. En otras palabras, los colores en tonos vivos y los patrones llamativos también pueden cobrar cierto protagonismo en su interior de estilo nórdico.

Elija siempre la sencillez

Resulta muy fácil demostrar que el atractivo de los interiores no depende de la cantidad de cosas que tenga en su hogar. El famoso dicho “menos es más” representa a la perfección el estilo de los países escandinavos. Todo se basa en utilizar una decoración sencilla.

Artículos relacionados
16/12/2015
11/09/2015
04/09/2015