Las normas de la UE le ayudarán a encontrar un suelo laminado de calidad

Hay una gran variedad de suelos laminados en el mercado, y cada fabricante afirma tener el producto adecuado para satisfacer sus necesidades. Sin embargo, la calidad y los ámbitos de aplicación pueden variar considerablemente de un suelo laminado a otro. Afortunadamente, las normas europeas están diseñadas para ayudarle a elegir la opción adecuada.



El reglamento europeo

A lo largo de las últimas décadas, las normas y reglamentos europeos han pasado a desempeñar un importante papel en nuestras vidas. Desde establecer el tamaño de los contenedores de transporte hasta definir los niveles máximos de ingredientes en los alimentos que comemos, por poner solo un par de ejemplos. Y a pesar de que, en ocasiones, puedan parecer sobreprotectoras o irracionales, en general estas normas están diseñadas para protegernos, y para crear mejores condiciones laborales y de vida.

La norma para los suelos laminados

A finales de los noventa, la UE introdujo la norma EN 13329, que especifica los requisitos en las características y los métodos de ensayo para los revestimientos de suelos laminados. Asimismo, incluye un sistema de clasificación, basado en la EN 685, que indica en qué áreas y bajo qué condiciones se pueden utilizar los suelos laminados.

Las clases de 21 a 23 significan que un suelo es adecuado para uso doméstico, las clases de 31 a 34 indican que un suelo es adecuado para un uso más intenso y «comercial», y las clases de 41 a 43 señalan que un suelo pueden utilizarse en entornos industriales. Mientras que el primer dígito hace referencia al entorno general (2: doméstico, 3: comercial, 4: industrial), el segundo dígito subdivide este uso en: «moderado» (1), «general» (2), «intenso» (3) y «muy intenso» (4).


Resumen

 Clase  Uso
 21  Doméstico - moderado
 22  Doméstico - general
 23  Doméstico - intenso
 24  Doméstico - muy intenso
 31  Comercial - moderado
 32  Comercial - general
 33  Comercial - intenso
 34  Comercial - muy intenso

Realizar una elección informada

Los fabricantes de suelos laminados están obligados a etiquetar con claridad la clasificación exacta del producto en su embalaje. Si examina con más detenimiento los suelos laminados de Quick-Step, verá que todos están incluidos en la clase 32, lo que significa que son adecuados para cualquier uso, incluido el uso comercial general. La colección Majestic Pro de Quick-Step va incluso un paso más allá y está clasificada en la clase 33, para uso comercial intenso. Ambas etiquetas garantizan suelos de calidad superior, perfectamente adecuados para su uso diario.